Consiente a tus pies

19 Sep

Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren. Aguantan todo nuestro peso a diario, es por eso que muchas veces notamos que los tenemos más hinchados y doloridos de lo normal y más las mujeres que a veces tenemos que soportar zapatos con tacones infinitos.

Te damos la receta de tres baños relajantes para que consigas aliviar esos síntomas de cansancio de tus pies. 

Tres baños relajantes

Imagen
– En un recipiente en el que podamos introducir nuestros pies sin problema vierte algo de agua templada. A continuación, añade unas gotas de aceite y unas hojas de menta. Introduce los pies en el recipiente ydéjalos sumergidos durante mínimo 5 minutos

Seguidamente mete los pies en un segundo recipiente con agua fría; esto lo puedes hacer en la propia ducha. Y a continuación vuelve a introducirlos en el recipiente de agua caliente y repite el proceso un par de veces más. Seguro que nuestros pies quedarán mucho más aliviados. 

– Uno de los remedios más populares es sumergir los pies en agua con sal. Lo único que tienes que hacer es preparar un recipiente de nuevo con agua tibia y echar un poco de sal, preferiblemente gruesa y dejarlos reposar durante 15 o 20 minutos aproximadamente. 

– El último de estos tres baños es algo más elaborado pero seguro que luego sentirás tus pies mucho más relajados. Para su realización necesitas de nuevo hojas de menta, hojas de laurel, manzanilla y un poco de bicarbonato.

En un recipiente con agua tibia añade las hojas de menta y laurel, junto con la manzanilla. Lo dejaremos reposar durante 15 minutos y a continuación echaremos una pizca de bicarbonato. Ahora sólo tienes que introducir los pies y disfrutar de un perfecto momento de relax.

Anuncios

Tratamientos naturales para el dolor muscular

3 Sep

Descanso

“En caso de dolor muscular temporal sin mucha inflamación, descansar la zona lastimada por unos días puede ayudar a prevenir más lesiones”, dice Jas Parhar, farmacéutico de Toronto. Considera el dolor muscular como la forma en que tu cuerpo te dice que necesitas un descanso. Hacer una breve pausa en el ejercicio le dará tiempo a tus músculos para recuperarse.

Hielo y calor
Busca una bolsa de hielos durante las primeras 72 horas después de una actividad que provocó dolor muscular, aconseja Harvey. El frío tiene propiedades analgésicas que te ayudarán a aliviar las molestias. Más tarde, aplica calor a los músculos para calentarlos antes de la actividad, y luego vuelve a aplicar hielo para enfriar los músculos si se sienten incómodos.

Analgésicos de venta libre
Cuando el reposo y el hielo no son suficientes para aliviar los músculos, quizá quieras tomar un medicamento para el dolor. “Estos medicamentos solos, o combinados, pueden aportar un alivio efectivo al dolor musculoesquelético”, dice Parhar. He aquí un desglose de tus opciones:
• El ibuprofeno  y el ácido acetilsalicílico  tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ser efectivas para aliviar o incluso prevenir el dolor muscular, dice Harvey. 

Los tratamientos tópicos para el dolor

Se aplican directamente en la piel para aliviar molestias y dolor. Estos geles y cremas a menudo contienen ingredientes como mentol, salicilato de metilo y árnica, para aliviar los músculos desde fuera hacia dentro.

Los analgésicos tópicos pueden reducir el riesgo de efectos secundarios relacionados con algunos medicamentos orales, pero aun así debes tener precaución al aplicarlos y evitar el uso de cualquier tratamiento si tu piel tiene heridas o irritación.

Imagen

Árnica gel. Desinflama y quita el dolor, auxiliar en el calentamiento muscular.

Pequeñas acciones para sentirte mejor

16 Ago

Los pies realmente se benefician de un masaje.

Son sensibles, delicados y resistentes a la vez.

La planta de los pies tiene cientos de terminaciones nerviosas.

Con solo tocarlos suavemente se experimenta una sensación general de bienestar y relajamiento en todo el cuerpo.

  • Andar descalzo siempre que sea posible por la hierba, la arena de la playa, alfombras y moquetas, ya que activa la circulación de la sangre y el pie transpira y descansa mejor.

  • Cuando los pies se encuentren recalentados o doloridos, se ponen a remojo en agua tibia con sal durante unos minutos; también se pueden añadir al agua unas gotas de lavanda para producir un efecto relajante.

  • Si tienes callos o durezas, puedes utilizar la famosa Piedra Pómez, y con ella exfolia los pies cada dos o tres días, sobre todo en verano.

  • Con una crema específica hidratante, se pueden dar suaves masajes, insistiendo en el talón para mantenerlo hidratado y suave. También es bueno cubrir los pies con calcetines de algodón durante unas horas.

  • Es recomendable seguir una dieta equilibrada y variada, especialmente alimentos o grageas con vitamina D, esencial para mantener compactos los 26 huesos de cada pie. Supone un elemento que aporta fortaleza a los pies, más aún cuando les da el sol.

  • También puedes hacerte la pedicura cada 15 días durante los meses de verano para tener unas uñas saludables. 

Imagen

Cuidado de los pies en caso de diabetes

23 Jul

Si usted sufre diabetes es más propenso a tener problemas en los pies. La diabetes puede ocasionar daño a los nervios (neuropatía diabética). Esto, a su vez, puede hacer que usted sea menos capaz de percibir una lesión o presión en los pies y es posible que no note dicha lesión hasta que se presente daño o una infección grave.

La diabetes cambia la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones. El daño a los vasos sanguíneos debido a la diabetes provoca que llegue menos sangre y oxígeno a los pies. Debido a esto, pequeñas llagas o rupturas en la piel pueden convertirse en úlceras cutáneas profundas. Es posible que sea necesaria la amputación de la extremidad afectada cuando dichas úlceras no mejoren, se vuelvan más grandes o se profundicen más dentro de la piel.

Si usted tiene diabetes, debe:

  • Mejorar el control de su azúcar en la sangre.
  • Dejar de fumar.
  • Hacerse examinar los pies por parte del médico al menos dos veces año y saber si tiene daño del nervio.
  • Revisarse y cuidarse los pies todos los días, sobre todo si usted ya sabe que tiene daño de nervios o de vasos sanguíneos o problemas actuales en los pies. Siga las instrucciones que aparecen a continuación.

Imagen

RUTINA DE CUIDADO DIARIO

Revise los pies todos los días. Inspeccione el empeine, los lados, la planta del pie, los talones y entre los dedos.

Lávese los pies todos los días con agua tibia y jabón suave. Los jabones fuertes pueden dañar la piel.

  • Pruebe la temperatura del agua con los dedos de las manos o los codos antes de sumergir los pies en agua caliente o tibia. Debido a la diabetes, usted posiblemente no pueda sentir si el agua está demasiado caliente y se pueden presentar quemaduras con facilidad.
  • Seque suavemente y por completo los pies, en particular entre los dedos, ya que se pueden presentar infecciones en las áreas húmedas.
  • Los pies pueden resecarse y cuartearse, causando posiblemente una infección. Después de lavarse los pies, suavice la piel seca con loción, vaselina, lanolina o aceite. No aplique loción entre los dedos.

Pregúntele al médico si está bien recortarse las uñas. De ser así, pídale que le enseñe la forma más segura de hacerlo. Si las uñas no se recortan en la forma correcta, se puede presentar una llaga o úlcera en el pie.

  • Sumerja los pies en agua tibia para ablandar las uñas antes de cortarlas.
  • Corte las uñas en forma recta, ya que las uñas curvas son más propensas a encarnarse.
  • Evite sentarse con las piernas cruzadas o pararse en una misma posición durante un tiempo prolongado.

Deje de fumar, si es fumador, debido a que esto disminuye el flujo sanguíneo a los pies.

 CONSEJOS SOBRE LOS ZAPATOS Y LOS CALCETINES

Use zapatos en todo momento para proteger los pies de lesiones. De otro modo, si usted tiene problemas de visión y menos capacidad para sentir el dolor, es posible que no note cortaduras o protuberancias menores.

  • Revise el interior de los zapatos en busca de áreas ásperas o pedazos desprendidos que puedan causar presión excesiva o irritación.
  • Si usted tiene daño a nervios en los pies, cambie o quítese temporalmente los zapatos después de 5 horas de usarlos durante un día. Esto cambia los puntos de presión durante el curso del día.

El tipo de zapatos que use cuando tenga diabetes es importante:

  • Use zapatos cómodos, que ajusten adecuadamente y que tengan espacio suficiente. Nunca compre zapatos que no tengan un ajuste adecuado, esperando que se estiren con el tiempo. El daño al nervio puede impedir que usted sienta la presión proveniente de calzados que no ajustan bien. Usted tal vez necesite un calzado especial hecho de manera que ajuste a su pie.
  • Use zapatos hechos de lona, cuero o gamuza. No use zapatos hechos de plástico ni otro material que no respire. Tampoco use sandalias de correa.
  • Use zapatos que usted pueda ajustar fácilmente. Deben tener cordones, Velcro o hebillas.
  • No use zapatos que terminen en punta ni abiertos, como tacones altos, chancletas o sandalias.

Los calcetines pueden suministrar una capa extra de protección entre el zapato y el pie.

  • Use calcetines limpios y secos o media pantalón que no se pegue todos los días.
  • NO use medias con costuras que puedan causar puntos de presión.
  • Use calcetines para dormir si siente los pies fríos. En clima frío, use calcetines calientes y limite su exposición al frío para prevenir una quemadura por el frío.

 

MÁS CONSEJOS ÚTILES

  • NO utilice soluciones antisépticas en los pies, ya que pueden quemar o lesionar la piel.
  • NO aplique compresas calientes ni botellas con agua caliente sobre los pies. Evite igualmente el contacto con el pavimento o con la arena caliente.
  • Quítese los zapatos y los calcetines durante las visitas al médico, como forma de recordar que puede necesitar un examen de los pies.
  • NO se trate los callos y callosidades usted mismo con remedios de venta libre. Solicite una cita con un podólogo para tratar problemas de los pies. De igual manera se recomienda visitar al podólogo en caso de tener diabetes por lo menos 1 vez al mes.
  • Si la obesidad le impide físicamente poder revisarse los pies, solicítele a un familiar, un vecino o una enfermera visitadora que le realice esta importante inspección.
  • Coméntele de inmediato al médico sobre ulceraciones u otros cambios. Informe de todas las ampollas, contusiones, heridas, ulceraciones o áreas de enrojecimiento.

Consejos para el cuidado de tus pies…

14 Jun

Algunos consejos y recomendaciones de nuestros especialistas, útiles para el cuidado diario de tus pies, si quieres evitar futuros problemas, recuerda, mejor prevenir que curar.Imagen

  1. Lávate los pies a diario.

Mantener una buena higiene en los pies es esencial para prevenir infecciones. Asegúrate de lavar bien los tobillos, las plantas, las uñas y los espacios entre los dedos.

  1. Sécate los pies después de lavarlos.

Sobre todo es importante secar los espacios entre los dedos, el exceso de humedad y el calor favorecen la proliferación de hongos y bacterias.

  1. Aplica con regularidad un desodorante de pies.

La función de los desodorantes especiales para pies evitará la sudoración excesiva.

  1. Mantén la piel bien hidratada.

El talón es la zona del pie que más hidratación necesita. Para evitar grietas, aplica el producto hidratante adecuado según el estado de tu piel.

  1. Utiliza medias o calcetines de tejidos naturales.

El algodón resulta el mejor material; es recomendable evitar las fibras sintéticas.

  1. La forma de cortarte la uñas.

Las uñas de los pies deberán tener forma recta-cuadrada. Es aconsejable limpiarlas.

  1. No compartas las herramientas para cortar las uñas o pieles.

Sobre todo en caso de posibles patologías ungueales. No las compartas, incluso con otros miembros de la familia, les podrías transmitir las enfermedades.

  1. Utiliza un calzado cómodo, flexible y de anchura adecuada a tus pies.

Los materiales preferiblemente deben ser naturales. Evita los tacones demasiado altos (máximo 2-4 cm)

  1. No camines descalzo por las duchas públicas.

Podrías contagiarte de infecciones como el pie de atleta o verrugas. Protege tus pies con unas zapatillas adecuadas o escarpines de goma.

  1. Revisa periódicamente tu tratamiento ortopodológico.

Ya sean plantillas de silicona, prótesis o soportes plantares, recuerda hacer revisiones periódicas. Los materiales se fatigan y no consiguen los objetivos fijados por el podólogo.

*** Visita al podólogo 1 vez al mes ***

¿Quienes somos?

31 May

Orsavi es una empresa 100% mexicana, con un enfoque a la comercialización de productos en el ramo de la atención, prevención y salud general del cuerpo. Contamos con una experiencia de 25 años en el Mercado. Ya que la empresa anteriormente contaba con el nombre de Comercializadora Roslyc, S.A. de C.V.

En el 2008 se reconstituye con el nombre de Comercializadora Orsavi, S. de R.L. de C.V. Sin embargo nuestro principio sigue siendo el mismo: Ofrecer siempre a nuestros clientes un trato amable y humano. Nuestros Productos se distinguen por su excelente calidad y funcionalidad ya que somos distribuidores de las mejores marcas del Mercado como lo son: DR SHOLL´S, LENOX y  EMOLIT. De los cuales estos últimos se caracterizan por ser productos 100% hipoalergénicos y de recomendación directa para todo tipo de personas incluyendo diabéticos.