Archivo | septiembre, 2012

Consiente a tus pies

19 Sep

Los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren. Aguantan todo nuestro peso a diario, es por eso que muchas veces notamos que los tenemos más hinchados y doloridos de lo normal y más las mujeres que a veces tenemos que soportar zapatos con tacones infinitos.

Te damos la receta de tres baños relajantes para que consigas aliviar esos síntomas de cansancio de tus pies. 

Tres baños relajantes

Imagen
– En un recipiente en el que podamos introducir nuestros pies sin problema vierte algo de agua templada. A continuación, añade unas gotas de aceite y unas hojas de menta. Introduce los pies en el recipiente ydéjalos sumergidos durante mínimo 5 minutos

Seguidamente mete los pies en un segundo recipiente con agua fría; esto lo puedes hacer en la propia ducha. Y a continuación vuelve a introducirlos en el recipiente de agua caliente y repite el proceso un par de veces más. Seguro que nuestros pies quedarán mucho más aliviados. 

– Uno de los remedios más populares es sumergir los pies en agua con sal. Lo único que tienes que hacer es preparar un recipiente de nuevo con agua tibia y echar un poco de sal, preferiblemente gruesa y dejarlos reposar durante 15 o 20 minutos aproximadamente. 

– El último de estos tres baños es algo más elaborado pero seguro que luego sentirás tus pies mucho más relajados. Para su realización necesitas de nuevo hojas de menta, hojas de laurel, manzanilla y un poco de bicarbonato.

En un recipiente con agua tibia añade las hojas de menta y laurel, junto con la manzanilla. Lo dejaremos reposar durante 15 minutos y a continuación echaremos una pizca de bicarbonato. Ahora sólo tienes que introducir los pies y disfrutar de un perfecto momento de relax.

Anuncios

Tratamientos naturales para el dolor muscular

3 Sep

Descanso

“En caso de dolor muscular temporal sin mucha inflamación, descansar la zona lastimada por unos días puede ayudar a prevenir más lesiones”, dice Jas Parhar, farmacéutico de Toronto. Considera el dolor muscular como la forma en que tu cuerpo te dice que necesitas un descanso. Hacer una breve pausa en el ejercicio le dará tiempo a tus músculos para recuperarse.

Hielo y calor
Busca una bolsa de hielos durante las primeras 72 horas después de una actividad que provocó dolor muscular, aconseja Harvey. El frío tiene propiedades analgésicas que te ayudarán a aliviar las molestias. Más tarde, aplica calor a los músculos para calentarlos antes de la actividad, y luego vuelve a aplicar hielo para enfriar los músculos si se sienten incómodos.

Analgésicos de venta libre
Cuando el reposo y el hielo no son suficientes para aliviar los músculos, quizá quieras tomar un medicamento para el dolor. “Estos medicamentos solos, o combinados, pueden aportar un alivio efectivo al dolor musculoesquelético”, dice Parhar. He aquí un desglose de tus opciones:
• El ibuprofeno  y el ácido acetilsalicílico  tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ser efectivas para aliviar o incluso prevenir el dolor muscular, dice Harvey. 

Los tratamientos tópicos para el dolor

Se aplican directamente en la piel para aliviar molestias y dolor. Estos geles y cremas a menudo contienen ingredientes como mentol, salicilato de metilo y árnica, para aliviar los músculos desde fuera hacia dentro.

Los analgésicos tópicos pueden reducir el riesgo de efectos secundarios relacionados con algunos medicamentos orales, pero aun así debes tener precaución al aplicarlos y evitar el uso de cualquier tratamiento si tu piel tiene heridas o irritación.

Imagen

Árnica gel. Desinflama y quita el dolor, auxiliar en el calentamiento muscular.